tarot presencial en Barcelona

Aiden, el nombre de mi hijo.

Tarot Luz Divina - Tarot telefónico

tarot presencial en BarcelonaHace 5 años que me inicié con esta página web y el blog, parece que fue ayer mismo pero realmente han pasado muchas cosas y pasado mucho tiempo. Entre ellas, la mas importante sin ninguna duda ha sido el nacimiento de mi hijo Aiden.

Cuando llegamos al mes de mayo de manera subconsciente hago una regresión y retrocedo al mes de mayo de ahora  hace 3 años, fue entonces cuando empecé a sentir los movimientos de esa nueva vida que se estaba gestando dentro de mi. Empecé a sentir cada  patada, cada golpe y cada movimiento que Aiden hacia dentro de mi vientre.

Empecé a observar que según mi estado anímico el golpeaba de una manera o de otra, según con quien estuviera él también golpeaba de manera diferente…

En un evento esotérico…

El primer viernes de cada mes de julio una importante empresa contrata mis servicios para que les realice lecturas de tarot a sus trabajadores, son consultas de tarot de 15 minutos con cada uno de ellos, sale uno y entra otro, así sin parar ni un momento. Pues bien, el mes de julio del año 2015 fue sumamente agotador para mi porque todas las mujeres que habéis estado embarazadas sabéis que cada 2 o 3 horas tienes mucha necesidad de comer, yo recuerdo que me llevé cerezas y me las iba comiendo cuando tenía un momento libre pero eran muy pocos los momentos en los que podía llevarme una cereza a la boca, con lo que el azúcar lo tenía bajo mínimos y mi querido hijo cada vez que me podía comer una de ellas, creo que se la comía él directamente… Humor a parte, él me golpeaba fuertemente mi barriga cada vez que comía y depende de la comida también me golpeaba de diferente manera (¡¡¡¡¡¡le encantaban las patatas fritas!!!!!!!).

Pues bien, el día que realicé ese evento esotérico me dí cuenta de la sensibilidad de mi hijo, depende de la persona que entrara a consultar el tarot conmigo, el niño se movía de una manera o de otra. Cuando era una persona con muchos miedos e inseguridades él se inquietaba mucho y me golpeaba fuertemente de manera que parecía que quería salir hacia fuera, cuando entraba una persona tranquila y evolucionada espiritualmente él automáticamente  se relajaba. Así estuvimos durante 8 horas seguidas y cambiando el movimiento cada 15 minutos. Así que decidí que a partir de ese momento dejaría que Aiden me ayudará en mis predicciones.

Sanación física con la meditación.

Otra experiencia de mi embarazo que quiero compartir con vosotros es el día que mi ginecólogo me expone que tiene que realizarme una analítica para controlar mi azúcar, yo respondí rápidamente:

-No, pero si yo me encuentro muy bien.

Él me explicó en ese momento muy pacientemente que a partir del 6º mes de embarazo es muy normal que una mujer tenga los niveles de azúcar muy altos debido a que el feto se apoya encima del hígado y páncreas  y que dicha analítica es muy importante. Pues claro accedí y me realicé la analítica de la curva, así se llama, recogí los resultados directamente el día que volvía a tener visita con mi doctor y no abrí el sobre que contenía los resultados, de hecho estaba totalmente convencida que los resultados serían completamente normales, esperé a que fuera mi doctor quien me dijera los resultados. ¡¡¡Pues bien, estaba completamente equivocada, tenía el azúcar muy alto!!!, en ese momento el doctor me dijo que me tenía que volver a realizar la analítica de nuevo y que si los resultados no mejoraban un poco tendría que empezar a pincharme insulina cada día antes de las comidas.

Al salir de la consulta pensé que disponía de una semana para mejorar esa analítica así que cada día al mediodía meditaba y aprovechaba para hablar con Aiden, que aún no tenía nombre y le pedía por favor que se moviera hacia la izquierda, que se acercara más hacia la vejiga y sentí el leve movimiento de él. En ese momento supe que la siguiente analítica sería completamente normal.

Mi pareja me acompañó el día de la analítica y yo le dije:

-Esta analítica va a salir completamente normal.

-¿Como lo sabes?, respondió él.

-Porque he hablado con él y le he pedido que se mueva y lo ha hecho, le respondí.

-Bueno esto no se lo digas a nadie y menos al doctor cuando le veas, se va a pensar que estás loca.

Me puse a reir y le dije:

-Muy bien, pero tu lo sabes y verás como es cierto y que no estoy loca.

El día de la visita con el doctor llevé de nuevo el sobre con los resultados cerrados y dejé que fuera él quien lo abriera y yo solamente observaba su cara. La recuerdo perfectamente, como si la estuviera viendo ahora mismo. Exclamó:

-¡Es increíble!, ¿Cómo lo has hecho?. Tienes una analítica completamente normal.

Yo solamente le miré y miré a mi pareja mientras sonreía, no tenía mas que decir a nadie. Me había quedado muy claro la conexión mágica que había entre mi hijo y yo. Por otro lado, en ese momento tuve claro que no sabía que nombre quería ponerle pero si que tenía claro que tenía que ser un nombre que fuera especial, que le reflejara a él, no quería un nombre que estuviera de moda. La moda la tenía que crear él con su luz y con su carácter.

Recta final del embarazo y elección del nombre.

Recuerdo que todas las personas de mi entorno me felicitaban por mi embarazo y me preguntaban que nombre quería ponerle a ese niño. Mi respuesta siempre era la misma:

-No lo se todavía, tengo que encontrar ese nombre que le refleje a él con su personalidad.

Yo no le había visto la carita aún pero si que tenía muy claro que era un niño especial, con mucha personalidad y energía. Eso era lo que yo quería que significara ese nombre, a la vez no quería que fuera un nombre común, quería que fuera su nombre…

El mes de julio leí la definición del nombre de Aiden:

Simboliza fuego, incendio controlado. El fuego nos da la vida pero un fuego descontrolado nos puede matar con suma rapidez, así que esta definición encajaba perfectamente con lo que estaba buscando.

En ese momento vi claro que ese era el nombre ideal para mi bebé, el fuego es limpieza y purificación, a la vez de ser la energía mas potente y pura, con lo que sentí que eso encajaba perfectamente con ese ser puro que llevaba dentro de mi.

Aiden es un nombre Celta y debemos pensar que ellos realizaban su magia con el Sol no con la luna, para ellos el Sol era un Dios, el equivalente al Dios Ra de los egipcios.

Os tengo que confesar que no me fue nada fácil convencer a su padre, él no tenía muy claro el ponerle ese nombre a nuestro hijo ya que me decía que en  el colegio se reirían de él y que toda la responsabilidad caería sobre de mi.

Mi respuesta siempre fue la misma:

-¡Lo aceptaré!

-¿Cuando te pregunte que porque le has buscado un nombre tan diferente que le dirás?

-Pues le explicaré que él siempre ha sido un ser especial y que es por este motivo que le he buscado un nombre tan especial como él.

¡Así es que ésta es mi historia personal y he sentido que la tenía que compartir con todos vosotros!

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.